Como trabajar 30 horas a la semana?

Hoy fui a comer pizzas con un montón de geólogos. Como era de esperar, de tanta pizza (y unas copitas-shops-de-medio-litro por ahí), a más a de alguien le dio sueño y comenzó a ofrecer el alma por una siesta. La creatividad floreció con excusas para faltar a las pegas fomes reuniones de la tarde. Como no somos abogados, no podemos ocupar la clásica: “a la tarde no llego, sigo en tribunales”. La “intoxicación masiva por pizza” no se compra hace rato. La “intoxicación masiva por alcohol”, si bien era más sincera, no era ad-hoc.

Resignados, se escapó la añoranza de un iluminado, que mirando el horizonte soltó: “Deberíamos trabajar 30 horas a la semana”. Casi sacó aplausos. Sin pensarlo mucho, y como si estuviera esperando mi momento de humillar un geólogo, le dije: “Yo trabajo 30 hrs a la semana” (deal with it). Quería seguir siendo arrogante y explicarle como lo hice, pero el tiempo no me lo permitió.

Pero ahora tengo tiempo, así que aquí va mi receta de las claves para conseguir trabajar 30 hrs a la semana y no morir en el intento:

  • Tener un motivo fuerte (un motivo “The Real”): Si bien la siesta es tentadora, no debe ser el motivo principal. El motivo fuerte sirve par darte el espíritu para poner la mejor cara de raja cuando vayas a hablar con tu jefe.  Aquí hay que mirar a largo plazo y visualizarte en algo que quieras hacer. Yo decidí hacer una página web, y fue suficiente para mí. La siesta viene de yapa. Andar harto en bici ha sido lo mejor después de la siesta.
  • Una buena excusa es un “curso para perfeccionarte”: Si ya tienes tu motivo fuerte, es probable que tu jefe no lo comparta. Si bien creía (y creo) que la jornada de más de 40 hrs es para esclavos, no es un buen argumento para ir a hablar con tu jefe: a nadie le gusta que le digan esclavo, tampoco a los jefes esclavos. Pero a los jefes sí les gustan los conceptos de perfeccionamiento y/o capacitación. Estos conceptos son más fuertes de lo que uno cree. Ni siquiera hay que explicar mucho más. Hasta una “capacitación en cerveza artesanal” podría pasar. Un curso por internet es la mano.
  • Llevar al menos 6 meses en el trabajo: Esto también sirve para elevar el espíritu para ir a hablar con el jefe. Si bien se podrías negociar la jornada antes de comenzar a trabajar, generalmente tienes poco poder de negociación, por lo que las chances de conseguir imponer jornada no son las mejores. 6 meses serían tiempo suficiente para que demuestres que trabajas bien y no eres un fresco de raja.
  • Trabajo eficiente: Esto es bien obvio, pero si no haces bien la pega, el jefe va a estar esperando la oportunidad para mandarte a la chucha reprenderte. A pesar de lo que los jefes creen, en realidad haces tu pega mejor cuando trabajas menos: te preocupas de ser más eficiente y pasar menos rato en Facebook . 
  • Trabajar en el sector privado: Quizás este no es un requisito tan fuerte, pero es verdad que ciertos trabajos tienen estructuras duras como “jornada completa”. Además, no es bien visto en el sector público que te estés forrando trabajando 30 hrs a la semana. En el sector privado, tampoco, pero a nadie le importa que se robe como político en el sector privado.
  • DESVENTAJAS (son más bien los costos, pero como no me gusta hablar mucho de lucas, le digo desventajas nomá)
    • Aprender a vivir con un poco menos de lucas: Pasar de 40 hrs a 30 hrs me llevó a una reducción proporcional de sueldo. De esto viene que es requisito no estar muy corto de lucas. Si estás más ajustado que frenada de gusano a fin de mes con las lucas, hay que empezar a darle unas vueltas al asunto. Una de las cosas que viene de yapa de trabajar 30 hrs a la semana, es que estás más tranquilo, y no gastas la plata en weas caras solo por angustia.
    • Levantarte temprano: Para trabajar 30 hrs a la semana, trabajo desde las 7.30 a las 13.30. Si tus sábanas tienen una especial fuerza de atracción por las mañanas, esto no es tan terrible.
    • Horario no social: Como tienes un horario fuera de la manada, es posible que te pierdas la tomateras a la salida del trabajo. Es probable que te encuentres un poco solo, a lo que le puedes sacar harto provecho en tinder.
  • VENTAJAS (“beneficios” para los money makers)
    • Siestas.
    • Todo el día libre para hacer las cosas que quieras Si sales del trabajo las 13.30, que es la hr en que te levantas los fines de semana, cuando ya se te ha pasado la caña, entenderás que todo el día libre para hacer lo que quieras (siempre y cuando las siestas sean moderadas, y no sea más de una al día).
    • No more tacos. A las 7.00 y 13.30 no hay ni un wn en las calles  tacos.
    • Mayor seguridad laboral: Al principio, puede parecer contra-intuitivo, pero es fácil: cuando tus jefes estén considerando despedir con una patá en la raja a alguien, eres el último en la lista negra. Para que van a despedir a un trabajador barato que trabaja bien?
    • Gastas menos en weas: Eso po, ya no estás deseando viajar al caribe o al sudeste asiático, porque simplemente estás más contento con el día a día de la semana. También puedes aprender a cocinar y ahorrar lucas para el almuerzo.
    • Leer y escribir weas: Nunca me gustó leer, hasta que me compré un kindle. Descubrí que hay libros mas entretenidos que los libros charchas que dan en el colegio. Un kindle y estai picho caluga.
    • Mejor estado físico: Andar en bici es bkn: tienes más energía para hacer cosas. Puedes ir al cerro San Cristobal y andar tranquilo sin tanto weón que se te cruce.
    • Te preocupas de otras cosas: Como ahora tienes más tiempo libre que funcionario público, descubres páginas como TED.com, filmsforaction.org.

Pueden haber otras cosas según tu estado civil o si tienes hijos reconocidos, pero no me constan.