Founders Institute V/S Emprendedores con Propósito

Si usted está pensando en emprender, o lanzarse con una idea loca, pero no tiene idea de emprendimiento (como yo), es posible que se le pase por la cabeza “tomar un curso para ser emprendedor”.

Yo tuve esa idea. De hecho tomé 2 cursos para hacerme una idea (sip, más porfiado que mapuche curao).

Ahora bien, si usted quiere ser emprendedor, yo creo que lo más ridículo que usted puede hacer es tomar un curso para que le digan como hacerlo. Creo que viene casi por definición de ser “emprendedor”; Usted se imagina al viejito Steve Jobs sentado en una sala escuchando una clase de como cautivar a los clientes? O a Sergey Brin y Larry Page diseñando un Business Model Canvas? O a la viejita que vende jugos de naranja en la calle escuchando sobre Branding? Yo no creo que se necesite un curso para ser emprendedor. De hecho, no se que se necesita, ya que no conozco nada que sea suficiente para serlo.

Pero bueno, acabo de terminar un curso de 3 semanas en el IF, y dado que también participé en el FI, les quiero contar que tal son, para que decida bien cual le acomoda, y se ahorre unas luquitas (y las haga reca..zumbar este 18).

Founders Institute FI

Yo fui a la generación del 2013 del Founders Institute (FI), y esta fue mi experiencia.

Que es el FI? Yo no tenía idea, solo estando dentro del curso un compañero lo definió muy bien “es un aceleradora de emprendedores“. Es decir, si bien hay “aceleradoras de emprendimientos”, que se fijan en el proyecto específico (comoY-Combinator), el FI busca desarrollarte como emprendedor. Básicamente te entrenan para que desarrolles ideas, las hagas comerciales, y vendas algo. De hecho, para graduarte, tienes que vender algo al fin del curso. Yo llegué a la mitad, así que no me consta, ni sé como hacerlo.

Creo que la aceleradora más famosa es la Y-Combinator que consta de varios emprendimientos famosos (Reddit, Dropbox, Airbnb). El FI tiene Evernote, es lo único que recuerdo, porque te lo repiten más que empanada del Parque O’Higgins.

Digo llegué a la mitad, porque tienen un sistema de selección basado en la eliminación. Pero vamos por orden.

Para entrar, le ponen color. Hay que postular. De hecho, hacen hasta un test de inteligencia. No sé cual es la tasa de aceptación, pero todavía no conozco a nadie que no haya sido aceptado.

El curso duró como 3 meses y valió como 600 USD. Una clase por semana, y 2 reuniones semanales por grupo. La clase semanal se enfocan en distintos temas, que dirige un emprendedor local. Las clases son buenas, siempre y cuando no vendan mucho la pescá con sus emprendimientos. Las reuniones, depende del grupo.

Básicamente se trabaja en grupos, de alrededor de 5 integrantes, dirigidos por uno de ellos. Yo tuve la suerte de estar en un super buen grupo: todos aplicados y un buen presidente. Recuerdo que hasta nos juntamos un domingo a las 8:00 para cumplir con todo. La idea de los grupos es que los integrantes se apoyen unos con otros con sus proyectos y tareas. Creo que es una muy buena forma de trabajar.

De hecho, el esquema general del curso se basa en la colaboración, ya que compartes una parte de la empresa que formes, con toda la generación (alrededor del 10%). Así eliminan la competencia, y todos se apoyan, con la intención de que alguien le pegue el palo al gato y todos se forren. Ese es el espíritu.

Las clases se realizaron en Wayra. Creo que también en unas oficinas cuiconas de Microsoft, pero yo no fuí a esas 😦

Lo Bueno:

  • Es una empresa internacional, por lo cual debería tener una experiencia de como hacer las cosas bien, y ser transversal.
  • Contactos. Conoces a tu generación, y tienes la oportunidad de contactarte y reunirte con los emprendedores/profesores.
  • Se trabaja harto y se aprende harto. La carga de trabajo debe ser equivalente a 20hrs semanales.
  • Pizzas en el break.
  • Pitch. Todas las clases hay alumnos que dan el pitch de su idea, y reciben feedback. TODAS LAS CLASES.

Lo Malo:

  • Todo es muy vertiginoso, y si te caías en algo, la pega era el doble para la semana.
  • Daban varias tareas, y no recuerdo jamás que alguien las haya revisado. Yo creo que sí lo hacen, pero al azar.

Lo Feo

  • Te echan 😦 Tienen un sistema de acumulación de banderas y evaluaciones en ciertos momentos. Las banderas, son una cuestión muy gringa. Según tu  comportamiento, tus compañeros de grupo te ponen banderas rojas; onda, si faltaste a una reunión, bandera;  no hiciste algo en que te comprometiste, tabla , bandera. En estricto rigor no te echan, es decir, sigues teniendo acceso a la página y todo. Creo que esperan que te avispes y dejes el curso. Pero lo bueno, es que lo puedes tomar el próximo año!

Emprendedores con Propósito.

Es un curso de 3 semanas, 2 clases por semana, que dicta la Jo. Ahora en la página dicen que son 8, así que me cagaron con 2 clases lo cual es mejor aún. Todo po la módica de 90.000 CLP (130 USD)

También cuenta con la participación de emprendedores que cuentan en lo que están y dan consejos. En mi ocasión, fueron 2 emprendedores: Oscar de GreenGlass y Nicolas Shea que aparece hasta en la sopa  difundiendo Todos. Curiosamente, este último, entre una divagación épica, le dió en el clavo con la esencia del curso: para qué el propósito? porque es tan importante?. Aquí la revelación: el propósito es fundamental, ya que cuando vengan los malos momentos y quieras mandar todo a la xuxa punta del cerro, teniendo claro el propósito, vas a perseverar. Es decir, el propósito es lo que nos hace resilentes y tenaces; solo con propósito podemos desarrollar los proyectos. Amen.

El curso entrega un montón de herramientas para organizar y desarrollar un proyecto. Pero lo más importante, es que el curso tiene espíritu. Aquí no vienen tipos hyper-ventilados queriendo forrarse de un día para otro. Más bien, hay personas curiosas del emprendimiento, y que con humildad, van a buscar ayuda para concretar sus proyectos y forrarse igual.

Los proyectos, en general, tienen un componente social: after-schools, mejora de calidad de vida para los viejos la tercera edad, y por supuesto, helping.network.

Lo Bueno:

  • Espíritu. No es solo forrarse; es forrarse de manera más social y cool.
  • Actividades en clases. Habían tareas, pero bueno, ahí tu con ellas.
  • Muy buena onda por parte de todos. Aquí de verdad se siente que la cooperación es más importante que la competencia.
  • Mayor presencia femenina (siempre es bueno si tienes el síndrome de beauchef).
  • Siempre hay sandwich y galletas.
  • El lugar. En pleno barrio Italia y con un galpón super cool, la lleva.

Lo Malo:

  • El trabajo en grupo no es esencial, por lo que no creas una relación the real con tus compañeros, ni se discute tanto.
  • Horario super tarde. Si bien es de 19.30  a 21.30, recuerdo haberme ido a las 22.30 un par de veces.
  • Un solo pitch final de 3 minutos. Eso es malo por todos lados, ya que solo al final te das cuenta del desastre de proyecto que tienes y te recuerdas lo malo que eres para presentar y cautivar.

Lo Feo:

  • Nada. En el barrio Italia nada es feo.

En fin, mi consejo es:

Si tienes una idea o proyecto, hazla. Si ves que no pudiste, anda al curso de la Jo en el IF e inténtalo de nuevo. Si tampoco pudiste, y tienes más lucas y tiempo libre, anda al FI. Si tampoco lo conseguiste no te queda otra que leer al maestro.

Good luck.